En el mundo de las impresoras 3D, el ABS y el PLA son los materiales más usados por los usuarios. Aunque el ABS cuente con unas excelentes propiedades mecánicas, el PLA es más conocido debido a la gran variedad de colores disponibles y a la facilidad de impresión. Pero te contamos más cosas sobre ellos, y a la vez las diferencias que existen entre ambos materiales, a continuación.

Qué es el PLA

El PLA (ácido poliláctico) es un material termoplástico biodegradable derivado del almidón de maíz. Es uno de los más populares y utilizados para muchas aplicaciones. Nos proporciona un buen acabado a un buen precio y, a diferencia del ABS, no se precisa de una cama de impresión térmica, únicamente una placa acrílica o una plataforma que permita sujetar este material.

Impresion 3D

Qué es el ABS

El ABS (acrilonitrilo butadieno estireno) es un termoplástico conocido especialmente en el sector de moldeo por inyección. Un gran ejemplo son las piezas de Lego, fabricadas en este material. El ABS es resistente a temperaturas extremas (-20º a 80ºC), y a impactos y ataques químicos. Aunque acepta bien los mecanizados, es un material más problemático durante la impresión, además de proceder del petróleo y no ser biodegradable.

Impresion 3D

Actualmente, el PLA es más usado que el ABS, sobre todo en impresoras de escritorio y personales, ya que es un material más fácil de imprimir. A su vez, el ABS es más sensible a cambios de temperatura que el PLA, por lo que se pueden producir grietas y deformaciones, así como el famoso warping (se encoge significativamente al enfriarse). Esto se debe a que el coeficiente de expansión térmica del ABS es más elevado, y en muchas ocasiones, aunque se utilice una cama caliente, la primera capa de impresión acaba despegándose, lo que implica que la pieza se levante y comience a imprimirse de forma no deseada.

Resultado de las piezas

Acabado superficial y tolerancias

El resultado de la pieza final y sus tolerancias, por lo general, dependen mucho de la calibración y complejidad de la impresora, pero el PLA, gracias a su temperatura de impresión, tiene menos posibilidad de deformación y puede imprimir esquinas y conseguir una mayor nitidez que el ABS. Aunque hay que decir que ya que los dos materiales se imprimen con la tecnología FDM (modelado por deposición fundida), en ambos las capas de impresión serán visibles tras la impresión.

Postprocesado

Tanto el PLA como el ABS, son materiales que se pueden cortar, lijar, pintar y pegar, pero el ABS acepta estos procesados mejor que el PLA. Para pintar el PLA, es recomendable usar una imprimación antes, y en muchos casos puede que después no se pueda pegar. El ABS es el único material al que se le puede aplicar acetona para conseguir un acabado superficial mejor, además es más fácil de mecanizar.

Durabilidad y degradabilidad

Por lo general, el ABS es más duradero que el PLA, ya que resiste altas temperaturas. Aunque ambos materiales se degradan con el tiempo cuando se exponen a los rayos UV y a la humedad. A favor del PLA hay que decir que es biodegradable, aunque no reciclable como el ABS.

Comparación de propiedades

En la tabla que se muestra a continuación comparamos algunas de las propiedades.

Impresion 3D

Con estas propiedades podemos decir que el ABS consigue una dureza y una mayor resistencia a los golpes que el PLA y, aunque el ABS no es el material más flexible, sí consigue superar al PLA en este aspecto. En lo que a propiedades mecánicas se refiere, el PLA puede presumir de tener mayor dureza superficial que el ABS, por lo demás presenta una resistencia decente, pero es frágil y tiende más a romperse que a doblarse.

Aplicaciones

Es recomendable usar el PLA para proyectos en los que no se busquen grandes propiedades mecánicas, durabilidad o degradabilidad. Ideal para prototipado genérico, series cortas, piezas que requieran buen acabado o buen precio. Este material no es el más indicado para aguantar repetidos golpes ni rayos UV, además debemos evitar su uso en piezas sometidas a alto desgaste. Si se desaean unas propiedades más exigentes es recomendable echarle un vistazo al PETG.

Impresion 3D

Sin embargo, el ABS es el más adecuado para piezas que sean propensas a caerse, manipularse o calentarse con frecuencia. Se puede usar para piezas que estén sometidas a esfuerzos y al desgaste, como componentes de revestimiento de cuadros eléctricos, juguetes y mangos de herramientas. Recomendable usar en proyectos que vayamos a postprocesar con acetona y en sectores industriales.

Impresion 3D

En Imprimakers hemos creado una web con los materiales que ponemos a tu disposición para el servicio de impresión 3D, ahí encontrarás el más adecuado para tu pieza y más datos sobre el PLA y el ABS. Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con nosotros (vía email, WhatsApp, redes) y te proporcionaremos más información.

¿Te gusta la impresión 3D y quieres estar al día? Síguenos en redes: Facebook, Twitter, Instagram y LinkedIn.