Inicio > Materiales > Imprimir en 3D en ABS

Imprimir en 3D en ABS

El ABS (acrilonitrilo butadieno estireno) pertenece a la familia de los termopásticos y es uno de los materiales más populares en la impresión 3D. Es empleado, tanto por las impresoras personales, como profesionales.

Este material tiene su punto de fusión entre los 200 y 250 ºC, puede soportar temperaturas relativamente bajas (hasta -20 ºC) y elevadas (80 ºC). Al igual que el PLA, se imprime mediante la tecnología de filamento fundido, pero a diferencia de éste, el ABS requiere de una bandeja de impresión térmica (entre 90 y 105 ºC) y no es biodegradable. Resiste bien a los golpes gracias a la estructura elastómera de polibutadieno.

El ABS ya es muy corriente en la composición de los objetos que nos rodean: electrodomésticos, ordenadores, juguetes… Los célebres bloques de Lego se fabrican principalmente con este material.

¿Quieres imprimir una pieza 3D en este material?
Sube tu modelo 3D a la interfaz, obtén precio instantáneo y encarga la pieza.

Este material absorbe poca agua y puede ser fácilmente recubierto, pues es muy receptivo a los baños de barnices, pinturas, metales… El ABS no es altamente inflamable aunque sí mantiene la combustión. En caso de aplicarle un retardante de llama, el ABS puede ser incombustible.

Este plástico está más indicado cuando se busca la fuerza en el resultado o cuando lo que se va a imprimir va a quedar expuesto a temperaturas extremas, y su precio es un poco más elevado que el PLA.

Ventajas del ABS:

– Alta resistencia a temperaturas extremas, + 90ºC y -40ºC sin deformarse.
– Acepta perfectamente trabajos mecanizados, lijado, perforado, pegado…
– Alta resistencia a impactos y ataques químicos.
– Se pueden crear todo tipo de piezas.

Inconvenientes del ABS:

– Menos económico que el PLA.
– Suele ser más problemático que los demás materiales durante su impresión.
– Material procedente del petróleo.