6 formas de unir tus piezas impresas en 3D

A la hora de diseñar una pieza para su posterior impresión 3D en necesario tener en cuenta ciertos aspectos del diseño que pueden mejorar el aspecto o la funcionalidad de nuestra pieza, como la orientación de impresión, los soportes que va a necesitar, o la forma en que vas a unir las piezas. En esta entrada nos vamos a centrar en esto último. Te recordamos que si quieres subir una pieza y obtener tu precio puedes hacerlo en nuestra calculadora online, aquí te dejamos en enlace.

Uno de los mayores problemas a los que seguramente te has enfrentado a la hora de diseñar un objeto es el tamaño limitado de la impresora. El volumen máximo permitido nos restringe el poder crear una pieza de mayor tamaño, pero eso ya no es problema. Sigue leyendo para descubrir cómo puedes solucionarlo.

Para que nuestra pieza tenga el tamaño que deseamos y siga quedando perfecta, se debe dividir en ciertas partes, y aquí os vamos a enseñar cómo hacerlo para que las uniones sean perfectas.

FORMAS DE DISEÑAR UNIONES

Hay muchas formas de dividir una pieza para su posterior unión, pero no todas son igual de efectivas. A continuación os vamos a dejar unas imágenes de referencia con diferentes formas de crear uniones para que tus piezas queden perfectamente unidas.

La primera forma de unión que os proponemos es muy sencilla. Se trata de una unión denominada de horquilla y se utiliza para unir piezas que formen un ángulo de 90º. Consiste en realizar un corte a inglete en ambas piezas, pero dejando en una de ellas una parte que se introducirá en la otra.

La siguiente manera de encajar las piezas es muy similar a la anterior, pero aporta mayor agarre y sujeción.

Se trata del ensamblaje de cremallera o de doble espiga, cortado todo con ángulos rectos, excepto la cara supertior, que lleva un corte a inglete.

Este tipo de ensamblaje es como el primero, también de horquilla en T y también se utiliza para piezas que formen un ángulo recto, pero en este caso no se realiza ningún corte a inglete.

Esta forma también es muy sencilla,
se denomina cola de milano y es una de las más resistentes y firmes.

La unión a cola de milano consiste en generar una parte en una de las piezas con la misma forma que el hueco de la otra pieza, de manera que no pueda salirse ni moverse.

 

En este caso se utiliza la unión doble cola de milano en T, ya que se debe crear una pieza extra que sea común a las dos que se quieren unir.  Así, esta nueva pieza será el nexo de unión entre ambas.

Esta forma de realizar la unión es más compleja, pues es necesario realizar varios cortes para que las piezas encajen perfectamente.

La unión en caja y espiga consiste en encajar las piezas con un hueco en medio y posteriormente unirlas con una pieza que se introducirá en ese espacio. Esta es una manera muy efectiva de unir varias piezas.

TOLERANCIAS

Hay que tener en cuenta que en cualquier tipo de unión hay que dejar siempre una tolerancia mínima, ya que el tamaño nominal y el real no es el mismo. A continuación os dejamos los valores de estas tolerancias para cada tipo de ensamblaje.

Encajes

En este caso, las partes que vamos a unir van a ser fijas, es decir, que simplemente van a encajar entre sí. Para este tipo de uniones es suficiente dejar una tolerancia de 0,15 mm entre ambas partes.

Rotaciones

Se trata de las piezas que una vez encajadas, van a rotar entre sí. Como el rozamiento va a ser mayor, la tolerancia necesaria será de 0,20 mm entre las partes.

Deslizamientos

Por último, en las piezas que van a deslizar entre ellas, la tolerancia que se debe dejar tiene que ser mayor, en este caso de 0,25 mm.