Imprimir en 3D en PLA

El PLA (poliácido láctico) es un material con temperatura de fusión comprendida entre los 180 y 220 ºC. Además, este compuesto es el más usado en impresiones 3D con tecnología FDM. A diferencia del ABS, el PLA no requiere de una bandeja de impresión térmica, únicamente una placa acrílica o una plataforma que permita sujetar este material.

Este compuesto cuenta con unas excelentes propiedades medioambientales. Se trata de un plástico procedente del almidón de maíz, que no usa ninguna energía fósil. Además, es biodegradable y compostable, que hace de él un material escogido cada vez más entre la comunidad.

El PLA puede ser de diferentes colores, e incluso transparente. Además de admitir toda clase de acabados (pinturas, barnices, etc.), este material es el más indicado para objetos que deban estar en contacto con alimentos (tazas, cuencos, platos, ensaladeras…), aunque no se recomienda un contacto prolongado de forma directa con éstos.

¿Quieres imprimir una pieza 3D en este material?
Sube tu modelo 3D a la interfaz, obtén precio instantáneo y encarga la pieza.

Para complementar el PLA, en algunas impresiones 3D usamos un material de soporte, el PVA. Este plástico (alcohol polivinílico) se usa como material de soporte en las impresiones de PLA y ABS. Este compuesto presenta grandes ventajas, es biodegradable y se disuelve tras la impresión con un baño de agua.

Ventajas del PLA:

-Es el material más respetuoso con el medio ambiente.
– Apariencia muy brillante y suave.
– Mejor precisión en los detalles.
– Gran variedad de colores.
– Ideal para piezas de decoración.

Inconvenientes del PLA:

– Se empieza a volver endeble a temperaturas a partir de 60-70 ºC.
– Baja resistencia mecánica.
– Sensible a un alto nivel de humedad en un periodo prolongado.